Avenida de la Constitución, 4, 1º, 18012 Granada
Atención telefónica: de Lunes a Viernes de 9:00 a 14:00h.

Menopausia y las relaciones sexuales

Autora del artículo: Dra. Mª del Carmen Sanabria

En Clínica Sanabria queremos que te sientas fantástica a cualquier edad. A partir de los 40, las mujeres vamos observando unos cambios físicos y psíquicos que, aunque son naturales, a veces alteran nuestro ritmo de vida. Queremos contarte lo que ocurre y por qué.

 

La menopausia es una etapa en la que la mujer va a vivir más de un tercio de su vida, máxime en la actualidad, dado que ha aumentado mucho la esperanza de vida.

Por desgracia, la menopausia está estigmatizada y muchas mujeres temen llegar a ella, y mucho más a sentir y sufrir todo lo que han leído o escuchado sobre este periodo de sus vidas. Si a eso le añadimos el culto a la juventud que hay en nuestra sociedad, todo ello hace que a ninguna le apetezca escucharlo siquiera.

 

Lo cierto es que la mayoría de las mujeres puede vivirla intensamente sin ningún síntoma y disfrutando de la vida incluso mucho mas que en otros momentos de su existencia. Es el momento de la plenitud en el que ya nos conocemos mejor y sabemos lo que queremos.

La menopausia por definición es el cese de las reglas, por tanto, es una fecha. Hay que tener en cuenta que el periodo perimenopáusico es mucho mayor y abarca toda la época de la transición (unos 10 años antes) culminando con la pérdida de los sangrados. Todo ello viene determinado genéticamente. En la mayoría de las mujeres ocurre entre los 45 y 55 años, situándose la media de edad en Europa en torno a los 47-50 años. Aunque a veces, la menopausia ocurre por cirugía de los ovarios o por un tratamiento oncológico.

Como venimos diciendo, la menopausia es una etapa más de nuestra vida, y con ella vienen cambios. La mayoría de los síntomas que experimenta la mujer se deben a la disminución de las hormonas sexuales, y es importante saber reconocerlos para actuar cuando sea preciso:

Síntomas por la disminución de hormonas sexuales

 

  1. Uno de los primeros cambios que acontecen son los trastornos en la duración y/o frecuencia de los sangrados menstruales.
  2. Las hormonas sexuales son las responsables de mantener la estructura del aparato urogenital femenino (fibras de colágeno y elastina, así como acido hialurónico y mucopolisacaridos). Todo ello contribuye a mantener el tono vaginal, una buena lubricación y a evitar infecciones vaginales y urinarias.Es frecuente que las mujeres consulten y reciban tratamiento inadecuado de infecciones de orina, pues hay síntomas que no saben interpretar y la solución reside en tratamiento para mejorar la flora vaginal y evitar las infecciones (#rejuvenecimiento vaginal)
  3. En la perimenopausia, la vagina se adelgaza y se vuelve frágil, y la sequedad genital así como las erosiones frecuentes provocan molestias importantes a la hora de mantener relaciones sexuales, y en casos mas severos, sangrados con las mismas al mas mínimo roce.Por ello es importante que nos cuidemos desde que notemos los primeros cambios, ya sea con el uso de cremas, óvulos o bien con el laser ginecológico, que permitirá que los tejidos vuelvan a la normalidad por mucho tiempo, pues la mayoría de nosotras somos inconstantes con las diversas modalidades de tratamiento. En la perimenopausia es cuando nos conocemos mejor dedicándole mas tiempo a mejorar nuestro aspecto corporal y genital (cirugia íntima, liposucción, terapias regenerativas….)Aquí es cuando nos conocemos mejor dedicándole mas tiempo a mejorar nuestro aspecto corporal y genital (cirugia íntima, liposucción, terapias regenerativas….).

 

 

 

Hay mitos acerca de que con la edad se pierde apetencia sexual y se disfruta menos del sexo. Sin embargo, es precisamente a partir de los 40 años cuando más del 70% de las mujeres reconocen que sus relaciones sexuales son mas placenteras y experimentan orgasmos de mayor calidad y con mayor frecuencia. De ahí que sea muy importante que se consulte cualquier molestia o cambio para darle solución y disfrutar del sexo sin obstáculos.

 

La mujer de hoy ha de estar al día en todas las novedades para que pueda vivir cada etapa de su vida sin complejos ni molestias.

¡Es tu momento!

 

 

 

Preguntas frecuentes

  • ¿Qué síntomas son los más frecuentes en la mujer en la perimenopausia?

Normalmente hay cambios de humor, alteración del sueño (insomnio) y en algunas mujeres bochornos. También cambios en la duración y frecuencia de las reglas.

Otros síntomas: dolores de cabeza, vértigo, ansiedad, hormigueo y adormecimiento de las extremidades. También pueden aparecer una disminución de la líbido, insomnio,  cambios de humor, etc.

El tratamiento de todos estos síntomas ha de ser individualizado: en algunos casos es hormonal (sobre todo en las mujeres menores de 45 años) y en otros natural (espino amarillo, cimicifuga racemosa, polen y derivados aceite de onagra, etc.)

Muchas mujeres, no tienen síntomas, pero en otras, los cambios de su estado anímico o los bochornos son tan molestos que deben consultar.

Una vez establecida la menopausia, a partir de los primeros años, y de forma creciente, hasta cerca del 45% de las mujeres va a experimentar sequedad genital, escozor, picor y dolor en las relaciones sexuales. Una vez transcurridos los 5 años, ese porcentaje será mucho mayor, pudiendo llegar hasta el 80%.

  • ¿Cuándo comienzan los síntomas?

Es variable pero suelen ocurrir unos años antes del cese de las reglas

  • ¿Pueden darse los mismos síntomas en la mujer en otras circunstancias?

En algunas, por diversas razones (extirpación de los ovarios, quimioterapia, etc.) o bien de forma precoz, habitualmente genéticamente determinado los síntomas pueden empezar mucho antes: de hecho, algunas consultan porque les cuesta quedarse en embarazadas.

La menopausia precoz suele ocurrir antes de los 40 años. Afortunadamente no es muy frecuente.

  • ¿Cómo repercuten en la calidad de vida de la mujer?

Depende de la intensidad. Lo importante es reconocer que no es normal, sino posible o habitual y que hay solución: el hecho de que sea algo propio de la edad no implica que haya que aceptarlos con resignación.

Los síntomas mas molestos suelen ser los #bochornos y la #sequedad genital.  Los bochornos alteran mucho la calidad del sueño y la sequedad genital dificultan las relaciones sexuales hasta el punto de que muchas mujeres las evitan confundiendo dolor con inapetencia.

  • ¿Qué es el rejuvenecimiento vaginal o antiaging?

Es el tratamiento destinado a recuperar la elasticidad y la lubricación de los genitales (vulva y vagina). En muchas mujeres esos cambios provocan también síntomas urinarios denominándose en la actualidad Sindrome Genitourinario de la Menopausia.

El tratamiento va a mejorar su calidad de vida notablemente.

 

 

Tratamientos disponibles en Clínica Sanabria

Hay una gama extensa de tratamientos que nos permiten adaptarnos a las necesidades y preferencias de las mujeres, teniendo en cuenta sus antecedentes médicos.

  • Naturales: espino amarillo, fitoestrogenos, cimicifuga racemosa, polen, acido hialurónico, etc.
  • Hormonales:
    • estrógenos en sus diferentes vías de administración: oral, vaginal, transcutanea, etc-
    • moduladores de los receptores de estrógenos: OSPEMIFENO
    • otros: testosterona tópica.
  • Laser ginecológico: tratamiento físico, indoloro, aplicado de forma específica y parametrizada (intensidad adaptada a las condiciones de los tejidos) en las diferentes zonas de la vagina para mejorar la lubricación, el tensado de la vagina, los síntomas urinarios: infecciones, incontinencia, etc.,
  • Cirugía intima genital: destinada en estos casos a ampliar la zona genital, en casos muy seleccionados en los que haya un estrechamiento importante de la zona vulvar que impida las relaciones sexuales, la micción o genere una sensación de malestar importante en la vida cotidiana, independiente de la edad de la mujer. En otros, se trata de corregir las secuelas de los partos: cicatrices de episiotomía fibrosas, amplitud excesiva con prolapso de la vejiga o del recto (sensación de bulto en genitales), etc.
  • Terapia regenerativa con grasa autóloga: se trata de un tratamiento revolucionario pues es natural y con la misma grasa de la paciente se consigue regenerar los tejidos gracias a todos los factores de crecimiento que hay en la misma. La terapia regenerativa constituye un avance increíble `para conseguir un aumento de la distensibilidad de la vulva y mejorar la sequedad, el prurito genital y la lubricación. Mejora de forma notable la estética de la vulva pudiendo rellenarse los labios y devolverle su aspecto, mejorando el bienestar y la seguridad de la mujer.
  • Tratamiento del #liquen escleroso: es un trastorno frecuente de la vulva de la mujer que empeora con la menopausia y provoca mucho malestar, incluso deterioro de la calidad de vida por el prurito nocturno y el insomnio. Hay un adelgazamiento importante de los tejidos y una fibrosis que provoca una perdida de elasticidad vulvar y en algunos casos puede predisponer al cáncer de vulva.

 

En sucesivos blogs iremos hablando de todos y cada uno de ellos.

 

Autora del artículo:

Doctora Mª del Carmen Sanabria Rodríguez

Compartir noticia