Avenida de la Constitución, 4, 1º, 18012 Granada
Atención telefónica: de Lunes a Viernes de 9:00 a 14:00h.

Tratamiento de la dispareunia o dolor en las relaciones sexuales

Autora del artículo: Dra. Mª Carmen Sanabria

Qué es la dispareunia

La dispareunia es una sensación dolorosa y reiterada durante las relaciones sexuales que afecta de forma significativa las relaciones con la pareja.

Es preciso señalar que en la actualidad hay muchos tipos de parejas, y la dispareunia no se ciñe exclusivamente a las relaciones heterosexuales: es un trastorno que afecta a la mujer, independientemente de sus preferencias sexuales.

La dispareunia se debe a diferentes causas y contrariamente a lo que se puede pensar, no solo ocurre en la menopausia, sino que puede ocurrir en cualquier edad, si bien en la época de la perimenopausia ocurren cambios que favorecen su aparición, concretamente la falta de estrógenos que produce sequedad, fragilidad de los tejidos y pérdida de lubricación.

La salud sexual está muy asociada a la salud física y mental. Los problemas de salud física y mental pueden provocar disfunciones sexuales, y viceversa: los problemas sexuales pueden afectar a la salud física y mental.

En el momento actual, afortunadamente, los derechos sexuales forman parte de los derechos humanos y ello hace que las personas maduras puedan tener relaciones sexuales de mejor calidad y durante más tiempo, afortunadamente.

La dispareunia hace que la mujer rehúya de la actividad sexual para evitar el dolor, lo que afecta a sus relaciones personales inevitablemente, y le va generando malestar psicológico que afecta a su vida en conjunto mermando su calidad de vida.

Los profesionales de la salud debemos insistir en que las molestias con normalidad ocurren generalmente en la etapa de la vida en que se consideran normales, pero hay que informar a las pacientes de las soluciones que existen en la actualidad máxime ya que asistimos a un aumento de esperanza de vida, mayor libertad en las costumbres sexuales, mayor aceptación social del derecho al placer sexual, que es como se ha señalado, un derecho humano.

Causas frecuentes de la dispareunia

Las causas más frecuentes de la dispareunia, suelen ser:

  • Menopausia quirúrgica: cuando se extirpan los ovarios por alguna causa médica.
  • Fallo ovárico prematuro (menopausia precoz no quirúrgica).
  • Postparto y lactancia.
  • Radioterapia, quimioterapia, etc.
  • Enfermedades autoinmunes.
  • Infecciones e inflamaciones vaginales.
  • Anticonceptivos de baja dosis y antiandrógenos.
  • Otros fármacos: inhibidores de la recaptación de serotonina, antihistamínicos y anticolinérgicos.

Diagnóstico del dolor a la penetración vaginal

Los síntomas de la dispareunia por sequedad vaginal son muy variados y dependerán básicamente de la evolución del caso. Normalmente, los síntomas son progresivos y empeoran con el tiempo.

  • Dolor vulvar o vaginal en el introito o dentro de la vagina.
  • Disminución de la lubricación vaginal durante las relaciones sexuales.
  • Sequedad y ardor.
  • Sangrado vulvar o sangrado vaginal (por ejemplo, sangrado postcoital, fisuras).
  • Síntomas del tracto urinario, que muchas veces se confundan con infección urinaria por su parecido.
  • Ansiedad anticipatoria en el coito, que conlleva a la evitación del coito y de otras actividades sexuales.

Dolor penetracion vaginal

Para completar el diagnóstico clínico hay que realizar una exploración ginecológica completa.

Podemos apreciar, entre otros signos, escasez en el vello púbico, disminución de grosor de los labios, y en algunos casos, fusión de los labios menores. No es infrecuente apreciar un estrechamiento del introito hasta el punto de que a veces se producen grietas en la horquilla vulvar, que se abren con frecuencia provocando un dolor exquisito, así como escozor al orinar.

En estas pacientes hay que ser muy cuidadosos a la hora de explorar la vagina y en la toma de la citología, usando el espéculo que se adapte al tamaño de sus genitales y lubricante para introducirlo con suavidad, ya que existe un discreto acortamiento vaginal y, pérdida de los pliegues y palidez de la mucosa.

El contacto simplemente puede producir dolor e incluso sangrado en algunas mujeres que llevan mucho tiempo aquejadas de estos síntomas.

Vaginismo por dispareunia

Cuando la dispareunia se hace crónica puede acabar convirtiéndose en vaginismo. La mujer evita la actividad sexual y su cuerpo acaba reaccionando ante la proximidad sexual, como si fuera una fobia que le impide disfrutar del sexo y vivir la experiencia sexual con ansiedad. La prevalencia general de dispareunia varía y aumenta con la edad.

En una revisión reciente de la Organización Mundial de la Salud, se apreció que la prevalencia de las relaciones sexuales dolorosas estaba entre 8 y 22 % por ciento de las mujeres.

Si hablásemos de sequedad vaginal, la prevalencia varía según los diferentes grupos de edad: es de a un 3% en mujeres en edad reproductiva, un 4% en mujeres en la perimenopausia, llegando al 20% en el grupo de los últimos años de transición de la menopausia. Casi la mitad de ellas la padecen en los tres años posteriores a la menopausia. Lo más triste es que de todas las mujeres que tiene sequedad vaginal más de la mitad no consulta a su ginecólogo y solo reciben tratamiento la tercera parte de las mujeres con dispareunia.

Realmente se trata de un tema de falta de confianza por parte de estas, unido a las creencias culturales y hay que añadir que tampoco tienen información de que existan tratamientos eficaces para solucionar el problema.

Finalmente, se resignan a abandonar su actividad sexual.

Tratamientos para la dispareunia

A la hora de tratar a las mujeres que presentan dispareunia, lo más importante es conocer la causa, para lo cual no solo es necesario explorar a la paciente, sino conocer cómo le afecta a su vida y en qué medida afecta a sus relaciones y cómo percibe que influye a su pareja. De esa manera, podemos hacer un abordaje integral que vaya más allá del diagnóstico clínico.

Hay que promover que la paciente hable, informar adecuadamente, asesorar, tratar los síntomas que refiere para romper el círculo entre dolor y actividad sexual. Y, es fundamental en todo este proceso que la pareja esté involucrada, pues debe reconocer la necesidad de comunicación con su pareja sobre este tema.

Una vez hecho esto, también es importante que los expertos aporten sugerencias para aumentar los prolegómenos al coito; aconsejar una actividad sexual regular, que incluye por supuesto la masturbación. También se deben tratar los síntomas genitales, evidentemente, y disponer de una red de profesionales para interconsulta y derivación en caso necesario: fisioterapia, sexólogos, psicólogos, internista, terapeutas de pareja, etc.

Es importante que participe en el tratamiento su pareja, pues durante las primeras fases de tratamiento es posible que tengan que evitar las relaciones sexuales con penetración (en el caso de las parejas heterosexuales), hasta que consigamos mejorar sus tejidos para restaurar su función.

Dispareunia tratamiento

Los tratamientos para la dispareunia pueden ser médico (local o sistémico), psicológico, fisioterápico, físicos (láser de Co2) y quirúrgico en algunos casos.

Tratamiento médico local para la dispareunia

El tratamiento médico local para la dispareunia se compone de:

  • Hidratantes, lubricantes, emolientes con vitamina E, aloe vera, rosa de mosqueta, etc.
  • Estrógenos en diversas presentaciones, ya sea crema, gel o anillo vaginal.
  • Ácido hialurónico en crema o en inyección local.

Estos tratamientos básicamente evitan la fricción durante el coito.

Los estrógenos son los mas efectivos, pero por desgracia la mujer no suele ser constantes y se ha observado que como mucho los mantienen uno o dos meses y solo los usan en las relaciones sexuales. Si no se usan de forma regular, no mejoran los síntomas y la situación se cronifica.

Tratamiento médico sistemático para la dispareunia

El tratamiento médico sistemático para la dispareunia está formado por:

  • Hormonoterapia: imprescindible en las mujeres con menopausia precoz (antes de los 50 años) y en las que tengan síntomas acusados de déficit de estrógenos como bochornos insoportables, insomnio, perdida de la libido cambios de humor y del estado anímico, etc.
  • Moduladores de los receptores estrogénicos (ospemifeno): es el que menos efectos secundarios tiene y no afecta a las mamas, mejorando no solo la atrofia, sino además la masa ósea.

Tratamiento físico para la dispareunia

El tratamiento físico para la dispareunia que mejores resultados proporciona es el Láser de Co2. Este mejora, de forma indolora y sin cirugía, la sequedad genital y la elasticidad de las paredes vaginales. También, después de su aplicación con delicadeza en la zona vulvar, conseguimos ampliar el introito en las pacientes con liquen y vestibulitis (grietecillas en la horquilla vulvar provocadas la tirantez excesiva). Puedes consultar más información sobre el Láser de CO2 de Rejuvenecimiento vaginal aquí.

Tratamiento quirúrgico para la dispareunia

Los tratamientos médicos quirúrgicos para la dispareunia más utilizados suelen ser la vulvoperineoplastia o ampliación de introito vulvar, y la plastia de ninfas.

Autora del artículo:

Doctora Mª Carmen Sanabria

Compartir noticia