INCONTINENCIA URINARIA

La seguridad en nosotras mismas es algo que cada vez más mujeres demandamos. La incontinencia urinaria es un problema que afecta a muchas mujeres y en diferentes edades.

La incontinencia urinaria es un problema que afecta a muchas mujeres y en diferentes edades. Hay una gran mayoría que considera que deben aceptarlo como algo natural pero no es así ya que altera mucho su calidad de vida.

Los tipos de Incontinencia Urinaria (IU), o pérdida involuntaria de orina, que con mayor frecuencia nos encontramos en la práctica diaria son:

Incontinencia urinaria de esfuerzo (IUE): es la pérdida involuntaria de orina que coincide con un aumento de la presión abdominal desencadenada por la ejercicio físico o un esfuerzo (saltar, toser, reir, estornudar, levantar pesos, etc)

Incontinencia urinaria de urgencia (IUU): es la pérdida involuntaria de orina asociada a un deseo urgente de orinar y que no se puede controlar. Clínicamente suele acompañarse de aumento de frecuencia diurna o nocturna. También se llama vejiga hiperactiva ya que el músculo de la vejiga se contrae de manera irregular.

Incontinencia urinaria mixta (IUM): se produce cuando se asocian ambos tipos de incontinencia.

La incontinencia urinaria dejará de ser un problema.

INCONTINENCIA URINARIA

La seguridad en nosotras mismas es algo que cada vez más mujeres demandamos. La incontinencia urinaria es un problema que afecta a muchas mujeres y en diferentes edades.

La incontinencia urinaria es un problema que afecta a muchas mujeres y en diferentes edades. Hay una gran mayoría que considera que deben aceptarlo como algo natural pero no es así ya que altera mucho su calidad de vida.

Los tipos de Incontinencia Urinaria (IU), o pérdida involuntaria de orina, que con mayor frecuencia nos encontramos en la práctica diaria son:

Incontinencia urinaria de esfuerzo (IUE): es la pérdida involuntaria de orina que coincide con un aumento de la presión abdominal desencadenada por la ejercicio físico o un esfuerzo (saltar, toser, reir, estornudar, levantar pesos, etc)

Incontinencia urinaria de urgencia (IUU): es la pérdida involuntaria de orina asociada a un deseo urgente de orinar y que no se puede controlar. Clínicamente suele acompañarse de aumento de frecuencia diurna o nocturna. También se llama vejiga hiperactiva ya que el músculo de la vejiga se contrae de manera irregular.

Incontinencia urinaria mixta (IUM): se produce cuando se asocian ambos tipos de incontinencia.

¿EN QUE CONSISTE EL TRATAMIENTO?

¿CUÁL ES LA PREVALENCIA DE MUJERES CON INCONTINENCIA URINARIA Y A QUE GRUPO DE EDAD AFECTA CON MÁS FRECUENCIA?

Es difícil de conocer con exactitud. La incontinencia urinaria es un problema que aumenta con la edad, muchas personas no consultan y lo consideran como normal o tabú por lo que las estadísticas no son fiables.

A partir de los 40 años aproximadamente un 20% (14-35 %) de las mujeres presentan incontinencia urinaria. El pico de mayor frecuencia se sitúa entre los 50 y 60 años.

A partir de los 60 años aumentan la incontinencia urinaria de urgencia y las formas mixtas, disminuyendo la incontinencia urinaria de estrés.

No limites tu vida por la incontinencia urinaria.

¿EN QUE CONSISTE EL TRATAMIENTO?

¿EN QUÉ CONSISTE LA CIRUGÍA DE LA INCONTINENCIA URINARIA?

La cirugía de incontinencia urinaria se realiza vía vaginal, mediante una simple intervención (colocación de una pequeña malla por debajo de la uretra) realizada con anestesia regional o sedacion, resolverá el problema y podrás realizar tu vida normal en 24 horas.

La recuperación es rápida y los resultados satisfactorios. Son intervenciones muy agradecidas incluso en edad avanzada

En cualquier caso no podemos olvidar que la cirugía podrá y deberá ir acompañada de una buena rehabilitación o fisioterapia de suelo pélvico, tanto de manera prequirurgica como posteriormente a la realización de la cirugía para reforzar y mantener los resultados obtenidos y evitar las recidivas posteriores, con el fin de que la incontinencia urinaria deje de ser un problema.

clinicas-sanabria-numero-contacto-final

Nombre*

Apellidos*

E-mail*

Teléfono*

Asunto

Consulta

 

¿Es la primera vez que vienes?

¿Dónde nos conociste?

 

DRA. MAGDALENA LECHUGA VILLENA | GINECOLOGíA

COORD.ª UD. SUELO PÉLVICO Y CIRUGÍA LAPAROSCÓPICA

 

  • Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Granada en 1998.
  • Médico especialista en ginecología y obstetricia por el Hospital General Universitario Gregorio Marañón (Madrid), 2003

  • Diploma de Estudios Avanzados. Trabajo de investigación: “VIH y gestación. Resultados obstétricos y perinatales”. Universidad Complutense de Madrid.

  • Diploma universitario europeo de Endoscopia operatoria en Ginecología. Universidad de Alcalá de Henares y Clermont Ferrand, Francia.

  • Titulo propio de Experto universitario en gestión y uso de tecnologías mínimamente invasivas en cirugía. Universidad Complutense.

  •  Máster de especialización en mastología. Título de especialista por la Universidad autónoma de Madrid.

  • Miembro numerario de la SEGO, adscrita a la sección de ecografía SESEGO.

  • Coordinadora de unidad de suelo pélvico y de cirugía laparoscópica de Clínica Sanabria.

Incontinencia urinaria

El objetivo de cualquier tratamiento para la incontinencia urinaria es mejorar la calidad de vida de la paciente. En la mayoría de los casos es posible lograr grandes mejoras e incluso la desaparición de los síntomas. El tratamiento médico de la vejiga hiperactiva puede ser muy eficaz y cada vez más exento de efectos secundarios. La cirugía para corregir la incontinencia urinaria de esfuerzo en las mujeres es en general muy exitosa. Muchas pacientes con incontinencia urinaria por estrés también presentan otras enfermedades que deben tratarse al mismo tiempo (Cistocele, Rectocele, Prolapso Uterino). El paciente puede esperar de un 80 a un 90 por ciento de probabilidades de cura o una gran mejoría.

Esta cirugía se practica en casos de incontinencia urinaria de esfuerzo o mixta. Se trata de cirugía por vía vaginal (colocación de una pequeña malla por debajo de la uretra). Es rápida, sencilla, y se realiza con sedación y anestesia local, la recuperación es rápida y los resultados muy satisfactorios.

En la mayoría de los casos de incontinencia urinaria se indica un tratamiento mínimamente invasivo, sin embargo, si esto fracasa puede ser necesario un tratamiento quirúrgico. Dependiendo de qué tipo de incontinencia tenga, el tratamiento será uno u otro.

  • Incontinencia urinaria de esfuerzo: modificación del patrón de comportamiento y ejercitación de la pelvis. Ejercicios especiales que entrenarán la vejiga para aprender a controlarla. Algunas técnicas pueden ayudar, como la biorretroalimentación o la estimulación eléctrica de los músculos de la pelvis. Pero cuando los síntomas son más graves y las medidas conservadoras no ayudan, el tratamiento es la cirugía.
  • Incontinencia urinaria por necesidad urgente de orinar o urgencia miccional: hay una gran variedad de opciones de tratamiento. El primer paso debe ser la modificación del comportamiento: beber menos líquidos; evitar la cafeína, el alcohol, etc. También es útil la ejercitación de la musculatura del piso pelviano (ejercicios de Kegel)y la reeducación del funcionamiento de la vejiga. La base del tratamiento para la vejiga hiperactiva son los medicamentos.

Es muy importante realizar una buena historia clínica y un examen físico: preguntas acerca de los hábitos individuales y de la ingesta de líquidos, examen de pelvis exhaustivo, etc. Con los procedimientos actuales de alta tecnología y los potentes fármacos disponibles, este diagnóstico es un desafío pero no es imposible.

clinicas-sanabria-numero-contacto-final

Nombre*

Apellidos*

E-mail*

Teléfono*

Asunto

Consulta

 

¿Es la primera vez que vienes?

¿Dónde nos conociste?

 

DRA. MAGDALENA LECHUGA VILLENA | GINECOLOGíA

COORD.ª UD. SUELO PÉLVICO Y CIRUGÍA LAPAROSCÓPICA

 

  • Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Granada en 1998.
  • Médico especialista en ginecología y obstetricia por el Hospital General Universitario Gregorio Marañón (Madrid), 2003

  • Diploma de Estudios Avanzados. Trabajo de investigación: “VIH y gestación. Resultados obstétricos y perinatales”. Universidad Complutense de Madrid.

  • Diploma universitario europeo de Endoscopia operatoria en Ginecología. Universidad de Alcalá de Henares y Clermont Ferrand, Francia.

  • Titulo propio de Experto universitario en gestión y uso de tecnologías mínimamente invasivas en cirugía. Universidad Complutense.

  •  Máster de especialización en mastología. Título de especialista por la Universidad autónoma de Madrid.

  • Miembro numerario de la SEGO, adscrita a la sección de ecografía SESEGO.

  • Coordinadora de unidad de suelo pélvico y de cirugía laparoscópica de Clínica Sanabria.

Incontinencia urinaria

El objetivo de cualquier tratamiento para la incontinencia es mejorar la calidad de vida de la paciente. En la mayoría de los casos es posible lograr grandes mejoras e incluso la desaparición de los síntomas. El tratamiento médico de la vejiga hiperactiva puede ser muy eficaz y cada vez más exento de efectos secundarios. La cirugía para corregir la incontinencia de esfuerzo en las mujeres es en general muy exitosa. Muchas pacientes con incontinencia por estrés también presentan otras enfermedades que deben tratarse al mismo tiempo (Cistocele, Rectocele, Prolapso Uterino). El paciente puede esperar de un 80 a un 90 por ciento de probabilidades de cura o una gran mejoría.

Esta cirugía se practica en casos de IUE o mixta. Se trata de cirugía por vía vaginal (colocación de una pequeña malla por debajo de la uretra). Es rápida, sencilla, y se realiza con sedación y anestesia local, la recuperación es rápida y los resultados muy satisfactorios.

En la mayoría de los casos de incontinencia se indica un tratamiento mínimamente invasivo, sin embargo, si esto fracasa puede ser necesario un tratamiento quirúrgico. Dependiendo de qué tipo de incontinencia tenga, el tratamiento será uno u otro.

  • Incontinencia de esfuerzo: modificación del patrón de comportamiento y ejercitación de la pelvis. Ejercicios especiales que entrenarán la vejiga para aprender a controlarla. Algunas técnicas pueden ayudar, como la biorretroalimentación o la estimulación eléctrica de los músculos de la pelvis. Pero cuando los síntomas son más graves y las medidas conservadoras no ayudan, el tratamiento es la cirugía.
  • Incontinencia por necesidad urgente de orinar o urgencia miccional: hay una gran variedad de opciones de tratamiento. El primer paso debe ser la modificación del comportamiento: beber menos líquidos; evitar la cafeína, el alcohol, etc. También es útil la ejercitación de la musculatura del piso pelviano (ejercicios de Kegel)y la reeducación del funcionamiento de la vejiga. La base del tratamiento para la vejiga hiperactiva son los medicamentos.

Es muy importante realizar una buena historia clínica y un examen físico: preguntas acerca de los hábitos individuales y de la ingesta de líquidos, examen de pelvis exhaustivo, etc. Con los procedimientos actuales de alta tecnología y los potentes fármacos disponibles, este diagnóstico es un desafío pero no es imposible.

SERVICIOS RELACIONADOS